TERUEL, TIERRA DE HUESOS

FotoDinosaurioAgosto2014Al Teruel de los amantes y el jamón le ha salido un serio competidor: el Teruel de los huesos. En los últimos años se han recopilado más de ocho mil. Este fenómeno se trata ya en el S. XVII. Gracias a yacimientos turolenses, se han descubierto importantes especies que habitaron nuestro planeta hace millones de años.  Puedes escuchar nuestra versión podcast desde este link.

La más famosa, el Aragosaurus Ichiaticus, fue el primer dinosaurio registrado en España y habitaría un Teruel con mar hace 145 millones de años. Así, al menos, queda recogido en un importante estudio publicado en 2014 desde la prestigiosa revista británica Zoological Journal of the Linnean Society.

Ya en 1680, Andrés Ferrer de Valdecebro habla de restos de huesos fosilizados en Teruel desde su libro “El templo de la fama”. En el siguiente siglo, Fray Benito Jerónimo Feijoo seguiría las investigaciones que no cesan a día de hoy. El fraile se fijaría en restos del yacimiento de Barranco de las Calaveras, en la localidad de Concud, y determinaría que eran el resultado de una cruenta batalla.

Sigue leyendo

Anuncios

¿LOS MONEGROS ES DESIERTO POR UNA TALA INDISCRIMINADA DE ÁRBOLES?


Felipe II presuntamente segó algo más que la cabeza de Juan de Lanuza, quinto Justicia de Aragón. Su llamada Flota Invencible, aunque no es algo históricamente probado, pudo necesitar de un gran número de toneladas de madera que al parecer salieron en gran parte de las sabinas que formaban un gran bosque.

Un sabinar tan frondoso que dejaba pasar muy poca luz y que, consecuentemente, recibiría el nombre de Montes Negros, que derivaría al de Monegros de nuestros días.

Sigue leyendo

EL ZARAGOZANO CIERZO

CIERZO¿Sabías que el Cierzo rebasa los 100 km/h ocho días al año?. ¿Y que la velocidad máxima que se ha constatado es de 160 km/h en julio de 1954?

“Un viento capaz de derribar a un hombre armado o a carretas cargadas”. Así hablaba el censor Catón en el siglo II a. C. del Cierzo. Y ya entonces este ilustre romano lo llamaba Cercio. El origen de este nombre se pierde en los pueblos prerromanos del valle del Ebro.

Sigue leyendo